La juventud en España: ¿sal y pimienta o mantequilla?

Lobby

La juventud representa el futuro de nuestra sociedad. En lo económico, los jóvenes de hoy serán la locomotora del gasto mañana. En lo social serán, cuando menos, los educadores de las próximas generaciones. Conviene, por tanto, analizarlos.

Hay dos temas sobre los que debemos reflexionar detenidamente: su situación laboral actual y sus valores adquiridos, pues ambos determinarán en gran medida su capacidad de impulsar nuestra sociedad.

En el plano laboral, la juventud es la principal víctima de la actual crisis económica. El índice de paro y de precariedad son altísimos, y así su emancipación no hace más que retrasarse. Pero es preciso que lo hagan pronto, pues cuando cumplan los 50 tendrán que pagar el doble de pensiones que pagaron sus padres. Es por ello que, cada año que pasa, veamos el futuro de los jóvenes más negro.

¿Y qué hay de sus valores? Me comentaba un amigo que la juventud, como los sindicatos, había sido la “sal y pimienta” de la sociedad, pero hoy se había transformado en la “mantequilla”. Por un lado, es cierto que ha adoptado valores muy importantes hasta ahora inexistentes en el “españolito” medio: la concienciación hacia el medioambiente, la igualdad entre hombre y mujer, o la preocupación por la inmigración. Muchos dicen (no tengo datos) que nunca hasta ahora los jóvenes se apuntaban a tantos ideales. Claro que apuntarse es fácil, sacrificarse por ellos es otra historia.

Y es que ésta no es sólo la juventud de las causas nobles. Es también la de las drogas, el botellón y la tele-basura. Aunque quizá lo más novedoso es su desconfianza e indiferencia hacia casi todos los que trabajan o dicen que trabajan por hacer un mundo mejor. El 83% de los jóvenes piensa que a los políticos “no les interesa la gente como yo” y el 84% que los políticos sólo buscan sus intereses personales. Quizá ese descontento es el que ha provocado su total desinterés por informarse: apenas leen la prensa política, ni en papel, ni en Internet.

Tampoco confían en otras instituciones: el congreso de los diputados, los sindicatos, la monarquía, el ejército, y la iglesia católica. Sólo las ONGs consiguen aprobar por los pelos.

Son tremendamente individualistas, y muy pocos pertenecen a ninguna asociación ya sea de voluntariado, política, cultural o religiosa. Desgraciadamente, el fútbol es una excepción. Pareciera que a los jóvenes no les gusta lo que ven a su alrededor, aunque ni se indignan ni proponen alternativas. ¿Será que son prácticos y entienden que no pueden cambiar las cosas? ¿O será que están tranquilos mientras tengan “pan y circo”?

Estos son los jóvenes que hemos formado. Esta es la España que les hemos dejado. ¿Serán sal y pimienta o, por el contrario, mantequilla?

Foto: Lobby, By tokioshi

26 responses

  1. No puedo estar más de acuerdo.
    Por lo menos con los dos que tengo en casa procuro trabajar y duro para que cuando sean adultos, sean buenas personas y sobre todo auto-sostenibles.
    El enemigo es incansable, esta en todas partes y es muy atractivo: sociedad, medios de comunicación, entorno en general, incluso el familiar.
    El mensaje es continuo: seremos eternamente jóvenes, atractivos, tendremos todo chascando los dedos, sin esfuerzo.
    Por mí parte espero no desfallecer y enfrentarme como lo hago a una sociedad donde sí te apartas del dictado, si vas contracorriente, eres un bicho raro, un anticuado e incluso un agonías o pesimista.
    Nada más lejos de la realidad, lo que pasa es que no compro este modelo fácil y cortoplacista de la vida, procuro mirar y hacer mi propia lectura de las cosas sin creerme, por mucho altavoz que tengan, los cantos de sirena que suelo escuchar a mi alrededor.

  2. Hola Julián:
    Creo que esa juventud que has analizado no dista mucho de las características de sus padres. Me refiero a que la sociedad española es en general así, lamentablemente.
    Y para que esta rueda cambie de dirección puede que haga falta que se dé una de estas dos circunstancias:
    1) Que dándonos cuenta de esta poca participación/interés, se impulsen iniciativas desde la educación (tanto en casa como en los colegios).
    2) Que “nos choquemos contra la pared” porque la situación se haga tan insostenible.
    Espero que sea la primera.

  3. A mis querido hijos:
    Sé que reconoceis el esfuerzo que le ha supuesto a vuestro padre, procurar por el sustento de nuestra familia – vuestra madre, vosotros, vuestro abuelos ( mis pades)-.
    Lo hice por amor – ese sentimiento inconmensurable de los padres hacia los hijos, irrepetible e inexplicable -, lo hice con responsabilidad – casi treinta años viajando por el mundo, lejos de lo que más amaba -, que duro se me hacía coger el coche los domingos y emprender el viaje camino hacia el trabajo – en Burgos no lo encontraba -, me lo negaban.
    Ya sabeis, porque así os lo he manifestado en
    repetidas ocasiones, que lo malo, lo dejé en la cuneta, que tenía que segui mi camino, ese camino duro y a la vez responsable.¡nobleza obliga!.
    Me siento orgulloso de vosotros, de vuestra madre, de mis padres, de vuestros abuelos – os dejé, la vida me obligó a dejaros huérfanos de padre, de hijo – a mis padres en debilidad-.
    He llegado al culmen de mi vida -cuando las nubes de tiempo, cubran mi cabeza con su nieve, y el Señor me llame a Su presencia, a mí que no me despierten, a mi que no me despierten, que yo me acostumbro a todo, a mí que no me despierten-.
    He sido, he pretendido ser el arco que disparaba la flecha,el camino es vuestro, vividlo con intensidad, con valentia, con compromiso. Luchad por vuestras creencias, por vuestros derechos.
    Vuestro padre no va a estar siempre con vosotros, su tiempo está cumplido.
    Vuestro padre os seguirá ayudando desde esa otra realidad en la que cree, aunque lo le veais.

  4. Me parece más justo no encontrar solamente las debilidades de esta nuestra juventud sino también considerar los errores que podamos haber cometido para que hayan tomado el rumbo actual. Quizá la respuesta esté en el inicio de su post, al considerar en primer lugar lo económico y después lo social. ¿Por qué siempre lo material por delante? Ud. y yo también somos parte de esa sociedad en cual están inmersos los jóvenes. Todos los mayores también tenemos responsabilidad que la juventud se haya encarrilado en lo material y monetario. Es lo que han ido mamando en casa. ¿O me equivoco?

    • Estoy muy de acuerdo con los dos temas que comenta. Efectivamente lo material no debe ir en primer lugar. Y estoy muy de acuerdo en que estas deficiencias en la gente joven son culpa de nosotros, sus padres.

  5. Creo que es un situación rara. Vivimos quizás la peor etapa de nuestra historia reciente. En otras épocas los jovenes se movilizaron para conseguir que se respetaran sus intereses (el antibelicismo de los 60, el movimiento punk en los 70, etc). Hoy en día los jovenes están/estamos narcotizados.. la televisión es reflejo de ello. Nadie habla del desempleo juvenil, ni siquiera es una conversación que parezca preocuparles tanto, total.. tienen un ordenador, conexión relativamente rápida, televisión, etc… Nos hemos movilizado más por mantener seriesyonkis.com con #nolesvotes que por el desempleo que sufrimos.
    El problema es que a los políticos no les compensa que salgamos a la calle a protestar (hace unos años eramos sensibles a la guerra y ahora parece que no) y parece que por nosotros mismos no arrancamos del todo. ¿Debería existir un Lobby que se ocupara de esto?
    Echa un vistazo a twitter… las conversaciones giran en torno a fútbol, bromas de mal gusto, humillaciones públicas… y a la televisión… Belén Esteban, fulanito se acuesta con fulanita, etc…
    El sistema se ha encargado de drogarnos con sus productos perversos. La última vez que los jovenes españoles se movilizaron contra algo fue por la guerra de Irak (lo cual me parece bien), y se encargó de orquestar la protesta Javier Sardá desde Crónicas Marcias…
    En fin.. El capitalismo nos robó la virginidad.

    • Gracias Juan. Efectivamente, es un buen ejemplo el de #nolesvotes. Pudiendo estar o no de acuerdo con ese movimiento, como dices, el paro actual de la juventud es un tema mucho más serio y preocupante que la Ley Sinde. Es sorprendente la indiferencia de los jóvenes.

  6. Lo que se ve es un extraordinario incremento del Déficit de Compromiso.” Los jóvenes de hoy transitan por la era del individualismo más impenetrable y extraordinaria de todos lso tiempos, un marco en el que, por un lado, la globalización genera esa ilusión de un mundo sin fronteras y por otro, los ejemplos y lineamientos que mcuhas clases diregentes “bajan” a esa juventud (facilismo, desprecio a la cultura del esfuerzo y del trabajo), generan la más nefasta de las fronteras que una sociedad y el propio ser humano puede construir, la que separa a cada persona de sus semejante.

  7. FUERA DE CONTESTO; PERO TENIA,TENGO QUE HACERTE UNA PROPUESTA.
    Apreciado Julian Villanueva:
    Pensaba estar al cabo de la calle sobre los tejemanejes de unos pocos -son muchos, cada vez más- que afectan a la vida – en todos los órdenes- de tantos, vamos, que si me contaban que una vaca volaba, me lo creía.
    Absorvido por el trabajo, sin disponer de tiempo personal, viajando, siempre de viaje a la búsqueda de oportunidades de negocio para las empresas a las que representaba, apenas si he tenido ocasión de emplear el restante en otra cosa que dedicárselo a mi familia, no obstante, y a pesar de los pesares, si dediqué algún que otro fin de semana a visitar las cárceles – no son todos los que están, ni están todos los que son -. Otra realidad, otras realidades – tantas como reclusos-, me hicieron ver que los ricos – solo en dinero – no descansan en esas moradas, están reservadas para los pobres, al socaire de la sensibilidad y tiempo disponible de los defensores de oficio.
    Me parece extraordinaria la labor que realizais desde vuestros blogs – salvo deshonrosas excepciones – , teneis buen olfato al espigar las cosechas de hechos que la sociedad produce, sensibilidad y sentido de justicia, denunciando los reprobables.
    Mi pregunta Julian es, si basta con denunciar en vuestras bitácoras. No habría que hacer algo más, no habría que plantearselo de otra manera – creando foros, asociaciones con recursos via cuotas…-, que posibilitaran la presentación de denuncia en los tribunales de justicia.
    Los técnicos somos un poco brutos, cartesianos quiero decir, no tenemos tiempo que perder, no podemos permitirnoslo, intentamos evitar una mala praxis.
    Saludos cordiales.

  8. Buenos días profesor,

    De todos los problemas asociados a la juventud, el que más me preocupa es la falta de compromiso.

    Los jóvenes no se comprometen con nada, ni con sus familias, ni con sus parejas, ni con su trabajo, ni con sus estudios y si me apuras……ni con sus amigos.

    Estamos siendo testigos de la mayor destrucción de talento que este país ha visto. La única esperanza que queda, es que siempre habrá por lo menos algunos pocos con ilusión y ganas de comprometerse.

    Como no se trata sólo de citar evidencias en este post, dejo un par de alternativas:

    1.-Programas de voluntariado: Todos tenemos que empezar a involucrar a los más jóvenes desde muy pequeños en este campo de acción. Se puede empezar por incluir programas en colegios y escuelas y sobre todo, valorarlo a la hora de realizar una selección de candidatos para un puesto.

    No se trata sólo del voluntariado de glamour de un mes con amigos universitarios en un país remoto, se trata de voluntariado social. Ejemplos: actividad en las parroquias, entrenar al equipo de niños del colegio en el que estudió, visitar a los más mayores, colaborar con la organización deportivo X, etc.

    Deben ser compromisos duraderos, por los cuales la contraprestación que reciba el individuo sea formación y responsabilidad, nunca dinero.

    2.-Deporte: Está comprobado que el deporte estimula a la juventud, pero deporte no es un gimnasio en el que se hacen pesas, deporte es equipo, entrenamiento, autoexigencia y esfuerzo.

    Yo no abogo porque los jóvenes sean profesionales del deporte, pero sí porque dediquen horas entre semana y sobre todo los fines de semana a la actividad física. En este punto, lo que se ve en casa es crucial. Ejemplos: Trekking con la familia por la sierra un domingo o sábado al mes a primera hora de la mañana, actividades extra escolares de tennis, etc.

    Es trabajoso pero si posible, identificar donde se apunta un hijo a alguna actividad deportiva. El criterio de decisión no tiene que ser sólo el de las mejores instalaciones o el de la calidad personal, sino dónde se va a formar a una persona joven en los valores que debería representar el deporte.

    3.-Lectura: Tenía un profesor del IESE que decía siempre: Realidad, realidad………realidad

    Yo lo cambiaría por leer, leer……………leer. Es cierto que no es sencillo hoy inculcar en la gente joven este hábito pero hay que intentarlo. Ejemplos: Búsqueda en las edades tempranas de libros de interés (aventuras de piratas, etc.), regalos en cumpleaños y navidades de libros de lectura. Creo que la aparición de los Ebooks es una excelente oportunidad para darle un golpe de efecto.

    Si los jóvenes no tienen cultura, cómo van a saber algo diferente a gol y diversión.

    4.-Impulso: Esto es muy complicado de plasmar y de implementar, a ver si lo consigo.

    Cuando yo estudié en la UCM (empresariales en Somosaguas) detecté que todos los que allí estudiaban no tenían ninguna ilusión vital por nada, no había nada que les motivará y lo que es peor, sólo recuerdo un profesor que tratará de activar el click en todos nosotros. Es como si la gente fuera a la universidad a cumplir un trámite. Creo que Bolonia ha marcado el camino.

    Hay que buscar medios por los cuáles a los jóvenes se les trate como adultos lo antes posible. Madurez con exigencias y también con derechos a la ilusión y al impulso. Quizás se podían perfeccionar los programas de incentivos a la creación de empresas.

    En fin que me ha quedado un rollo, pero es que me queda tan cerca..

    Un saludo,
    Manuel

  9. Buenas tardes, Julián.

    Acabo de descubrirte a través de la lista de economistas de El Economista y salseando en tu blog he de decir que me gusta.

    Como emprendedor tengo que decir que la situación actual me preocupa. Y me preocupa porque el potencial para hacer cosas, seguramente, es la mayor de la historia…y veo a mi alrededor, en España, una parálisis que por normal no me deja de preocupar.

    Soy partidario de idear y de ejecutar las cosas por uno mismo porque como estés a expensas de apoyo externos para tirar de un proyecto lo llevas crudo. No dudo de experiencias que me demuestren lo contrario, pero crear y tirar de una iniciativa desgasta…y ese desgaste a asumir es lo que no veo entre la gente que, como yo, tiene 27 años. Todos los de mi promoción deben estar muy contentos en los bancos, cajas y consultoras porque ninguno se ha metido en alguna aventura.

    Aventura y curiosidad van de la mano, y lo que no veo es, lamentablemente, esa curiosidad por descubrir y hacer cosas nuevas.

    Un placer haberte descubierto y nos vamos leyendo en twitter.

    Saludos,

    El Conde

    • Gracias Xabier, y bienvenido al blog!
      Efectivamente, en España tenemos pocos emprendedores. Una verdadera pena, porque son las PYMEs, creadas por emprendedores como tú, las mayores creadoras de empleo y de riqueza en un país.
      Aunque pienso que la actual crisis forzará muchos a emprender y tendrá ese efecto bueno en la sociedad. Quizá aun cueste, pues hay poco crédito y mucha inercia, pero yo creo que llegará o se potenciará en los próximos años. O eso espero…

  10. No pudo ser lo del mejor bloggero pero quedar tercero es todo un logro. Que conste que te voté al mejor estilo Zarrias con las dos manos y los pies. Hablando de juventud un día te puedes animar a escribir como “coarta” la libertad de los estudiantes el llevar uniforme y porqué en países tan avanzados como Australia hasta colegios públicos tienen uniforme y la polémica sobre la educación diferenciada por sexos es inexistente.

    • Diego, al final quedé quinto, pero gracias por tu voto 🙂
      No sé si lo de los uniformes me pilla un poco lejos en cuanto a los objetivos de este blog, pero en cualquier caso es un buen ejemplo de los muchos tópicos que se traga esta sociedad nuestra.

  11. Hay un extenso segmento juvenil que anda trasteando entre los blogs de la gente de enseñanza media (Vicente la Huerta , filosofía desde Aldaia….) que no hay que perder de vista.
    Hay un extenso segmento de juventud que se está necesariamente revinculando a la estructura familiar antigua por pura situación económica y se ve obligada a reinventarse unos lazos sin haber recibido “formación a su respecto” que tampoco hay que perder de vista.
    Y luego no se si sabes eso de que estabamos dos jefes de servicio de un gran Ayto de la C.valenciana , un Intendente General de la PL de un gran Ayto de la C.Valenciana y yo que ni lo uno ni lo otro pero hacemos el mismo curso de dirección y formamos un equipo de trabajo, y digo estabamos en una sala de una biblioteca pública a lo nuestro y sale uno de los jefes y vuelve blanco-rojo-morao-cincuenton diciendo no sé si es que yo hoy estoy muy mareado o tengo mucho run-run (jefe de servicios sociales) pero os prometo que de verdad que me ha parecido que en el water había dos … (no se como escribirlo tonto de mi- jodiendo, i am sorry)…y nos miramos y seguimos a lo nuestro porque a ese segmento no se le puede echar la vista encima.
    Quizás la globalización pretenda que todos sean iguales , pero a lo mejor que todos tengamos el mismo valor , no significa que todos seamos iguales, y es posible que haya una masa dirigible , abandonada respecto a la que los dirigentes de occidente se tengan que preguntar, se les deba exigir, por donde y hacia donde se les conduce al medio largo plazo , porque no siendo iguales valen lo mismo y nos pueden llevar a todos de nuevo a las cavernas por mucha pensión que paguemos.
    Es una reflexión en voz alta dado tú desprendimiento al ofrecernos las tuyas.

    • Gracias por tu comentario. Ya he añadido esos dos blogs a mi Google Reader. Los leeré con atención!
      Efectivamente, coincido en que existe esa “masa”, entendiendo por masa el significado que le da Ortega al término, y que esa misma nos puede llevar al huerto. Pues hoy la sociedad pasa por momentos difíciles, especialmente la juventud, pero como seres humanos buscamos la felicidad. El “pan y circo” ejerce de sucedáneo barato, pero engañoso. La solución no es narcotizarla aun más, como en el mundo feliz de Huxley, sino educarla para que libremente busque la verdad.

      Y mis respetos a todos los que se dedican la enseñanza, pues en este país necesitamos prestigiar -y de verdad- la labor de tantos maestros de escuela que, en vez de limitarse a enseñar técnicas, deberían también poder educar a las nuevas generaciones en virtudes humanas y no en conceptos “progres” de una filosofía barata y consumista.

  12. No hace mucho sigo tu blog y disfruto con tu punto de vista sobre los temas que tratas. Creo, por otra parte que nuestra sociedad y por ende los jóvenes a los que aludes, sencillamente va en quinta velocidad. Eso significa que el tiempo que antes disponíamos para leer, meditar, profundizar en los temas, se ha reducido si quieres seguir “compitiendo” con los demás.

    De ahí que ahora todo sean mensajes cortos… todo empezó con los SMS, Twitter, Facebook status… no concedemos tiempo para más… y quienes lo hacemos nos vemos condenados a cierta soledad, pues mientras la inmensa mayoría se mueve por consignas nosotros hemos buscado, rebuscado y nos hemos “sobre”documentado.

    La sociedad que percibimos es la que hemos creado entre todos y por tanto no puede gustarnos del todo. Si llegara a gustarnos significaría que somos ese ser “average” del que tratamos de distanciarnos cuando procuramos saber un poco más.

    Por mi parte, mi responsabilidad como padre consiste en respetar, dar confianza y amor a mis hijos y ponerlos en contacto con la naturaleza… lo que parece que permanece pese a nuestra intervención como seres humanos. Más tarde la sociedad y el contexto en el que crezcan se encargará de formarlos o deformarlos y mi capacidad como padre se verá irremediablemente reducida al respeto que aún me tengan.

    Un caluroso abrazo,

    • Antonio, gracias por tu comentario.

      Precisamente quería escribir sobre dos temas que apuntas: nuestra búsqueda incansable de la inmediatez y la “regresión a la media”. Sobre lo segundo, yo pienso que siempre hay más gente que se contenta con estar en la media o incluso por debajo de la media, gente que se esfuerza poco o nada por destacar. Unos quizá porque creen que nada pueden hacer, otros por dejadez. Nadie quiere estar en la media, es verdad, pero qué pocos nos esforzamos de verdad por empujar la sociedad en la que vivimos.

      Estoy muy de acuerdo contigo en la importancia de la educación de los hijos. Y me parece muy educativo el reencuentro con la naturaleza que, como indicas, no cambia. Justo acabo de volver de una excursión de dos días con mis hijos mayores por Picos de Europa. Dos días de encuentro con la naturaleza y sin apenas cobertura 🙂

  13. Los jóvenes tenemos muchas opciones, poco hábito de pensar las cosas, poco conocimiento de que es lo mejor para nosotros, y poca autoridad sobre nosotros, sobre todo en casa. Queremos lo mas lejano, lo queremos por nosotros mismos (de ahí que en el futbol nos esforzemos tanto), pero estamos acostumbrados a que el trabajo absorbe demasiado tiempo a los padres, que, a veces, tienden a hacer lo más fácil para ellos, darnos lo que queremos lo antes posible para no dar guerra. Además, estoy harto de oír a profesores que reclaman más educación en casa, y menos ir a reclamar que su hijo el curso pasado sacaba sobresaliente y que ahora…

    Por tanto, más autoridad (buena autoridad, todavía veo madres que a sus hijos pequeños intentan convercerlos de que tienen que ir al colegio), y para eso, aprender de lo que os dicen los profesores (hasta yo me lo se, “los primeros educadores de sus hijos son ustedes, los padres”).

    Siento ser duro, pero es lo que necesitan situaciones duras. No se trata de llegar a la media, se trata de darlo todo (que siempre se puede pues ese todo cambia según la persona) por quien/es queremos. La juventud no tiene límites, ni para esforzarse, ni para el desfase. Además, es lo que mi padre me ha enseñado, de lo que se, y por tanto, de lo que puedo opinar.

    Gracias a Ignacio Orbe por enviarme el link del artículo y a Julián por haber introducido el tema.

  14. Pingback: La universidad, ¿maestra de la vida? | MARKETING Y SERVICIOS

  15. Pingback: La universidad, ¿maestra de la vida? – Marketing y Servicios

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: