¡No entre en una guerra de precios!

un guerro de siam

En el 2º Barómetro sobre la evolución de las redes comerciales en España, que hemos publicado recientemente en el IESE en colaboración con Barna Consulting Group, el 67,6% de las empresas encuestadas manifiesta que han aumentado las ofertas y descuentos en los últimos seis meses. Las empresas dicen que captan más, pero también que sus clientes duran menos, y así el balance final es a peor, a mucho peor.

En las crisis económicas el argumento del precio es muy tentador, pero la espiral negativa que se crea es tremendamente perjudicial. Por ejemplo, si su empresa tiene un margen bruto del 30% y hace un descuento del 5%, necesitará vender un 20% más para ganar la misma masa de margen. Es decir, necesitará que por cada punto porcentual de descuento en el precio, sus ventas aumenten el 4%. Sin embargo, la investigación en marketing muestra que en muy raras ocasiones las elasticidades al precio son superiores al 3%. Además, cuando haga descuentos, su competencia reaccionará y sus clientes se acostumbrarán a precios de referencia cada vez más bajos. Por tanto, las elasticidades irán a menos.

Es, de todos modos, muy fácil criticar las guerras de precios, pero muy difícil evitarlas cuando uno tiene que reaccionar a las ofertas de la competencia. ¿Qué hacer entonces? Puesto que coludir es ilegal, un sólo consejo: si en su industria no han aumentado mucho las ofertas, ¡no las inicie usted! Muy probablemente no le irá bien.

11 thoughts on “¡No entre en una guerra de precios!

  1. Julián, diría “muy probablemente no le irá bien… a largo plazo”. La tentación de “ser el primero” y así poder llegar a la cuota -mensual, trimestral, anual,…- es a veces superior a la visión a largo plazo. Mucha de la gente que está en ventas tiene una visión cortoplacista (a veces su superior tiene una visión más cortoplacista que ellos) que se “impone” sobre la “racionalidad” de no bajar los precios.

    • Juanjo, estoy muy de acuerdo contigo. En este cortoplacismo influyen dos cosas, pienso: el sistema de remuneracin, y la corta “vida” del directivo en la empresa.

  2. Ok, Julián. Ya sabes que no tengo criterio sobre estas cosas… pero ¿Y si un día el españolito se da cuenta de que es un 40-50% más pobre y se está habituado a unos gastos que ya no puede hacer? Si puede pagar el 50% menos quizá mantenga ese gasto. SI se mantiene el precio, prescindirá del servicio.

    • Es verdad. Pero pocas empresas pueden mantener su estructura de costes fijos con una drstica reduccin en los precios. En esos casos, hay que buscar otro modelo de negocio y/o lanzar nuevos productos y/o innovar de tal manera que seas capaces de dar el mismo servicio a un precio muy inferior. Lo que no vale es tener la misma estructura (coste fijo), el mismo producto, los mismos costes variables, el mismo servicio, y ponerse a competir en precio.

  3. Cómo actuar, sin embargo, en mercados en los que la promo en precio es “pan nuestro de cada día” entre primeras marcas y aún más, cuando los principales distribuidores, hacen bandera de ello?
    cómo salir a corto plazo de esa espiral? la respuesta a medio/largo plazo está en la innovación/diferenciación/reformulación de la idea/producto/propuesta valor…pero cómo convencer internamente, cuando la evolución de las ventas/market share es uno de los principales indicadores, todavía hoy, más allá del margen ó beneficio?
    quizá el momento económico actual no sea malo del todo, para quien se aventure finalmente a repensar su propuesta producto/precio…y cómo dicen mejor una vez rojo que ciento colorao…

    • Estoy muy de acuerdo contigo. Salir de esa espiral manteniendo la propuesta de valor original es muy difcil, a veces imposible. Por eso, como dices, hay que innovar.

  4. Teóricamente estoy de acuerdo Julián, pero a nivel práctico los hechos son “tozudos” que decimos en Aragón… Ó las empresas tienen unos enormes márgenes que se ven reducidos por los descuento en precios, o los números “de la cuenta la vieja” cuadran muy bien cuando se aplican descuentos…

    Si en sectores como el automóvil, distribución, incluso tecnológico lo utilizan de forma compulsiva (y no hay duda que son sectores absolutamente “sesudos”) significa al menos 2 cosas: El descuento funciona! Y los números salen!

    Y una segunda reflexión un poco provocativa. No consideras que la inversión en marketing y comunicación… es en realidad un descuento “bien estudiado y presentado”?
    En definitiva colocas el descuento que ibas a realizar, en una campaña, estudio, presentacion, etc…

  5. Julián, no quisiera en ningún caso desmerecer tu blog, por el contrario veo que el artículo en el que te basas para escribir tu blog fue publicado en 1988. No crees que posiblemente haya cambiado mucho desde esa fecha?

    • Hay otro artículo de Vincent Nijs de 2001, que encuentra elasticidades similares. Y otros que también coinciden en que las elasticidades son menores al 4%, especialmente cuando tienes en cuenta el largo plazo. Cité ese porque es un artículo muy famoso y muy citado.

      Es cierto que hay excepciones. Por ejemplo, en un análisis de 8 categorías que hice hace unos seis años en España, vino espumoso y chocolate tenían elasticidades altas.

      Si han cambiado las elasticidades pienso que habrán cambiado a peor.

      JV

  6. Pingback: Guerra de precios en España | Blog de economía, empresa y marketing de Manuel Guillermo Silva

  7. Julian como es el papel del líder en el mercado cuando el tiene que subir los precios en una guerra de precios y promociones o descuentos. Que libro me recomiendas en este tema

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s